Saltar al contenido

Peces Abisales

peces-abisales

Los peces abisales se encuentran en las profundidades del mar, que es el ambiente más difícil de estudiar, incluso comparado con la luna. Actualmente existe una incesante búsqueda de vida en estas profundidades oceánicas. Estos mosntruos abisales sobreviven en los abismos.

Tipos de peces abisales

En este listado te mostramos los peces y criaturas abisales más monstruosas de los abismos. En  el fondo marino podemos encontrar unos seres increíbles que nos dejan boquiabierto.

Imágenes de peces abisales

Aquí te presentamos la mejor lista de fotos e imágenes de peces abisales. Las imágenes más impactantes de estas criaturas monstruosas del fondo del océano.

Historia de las aguas abisales

Hace tres décadas los científicos asumían que las profundidades del océano era tan gris y carente de vida como un paisaje lunar. Pero en 1977 hicieron uno de los descubrimientos más impactantes del siglo XX. Colonias de criaturas únicas y extrañas, halladas en el fondo del mar. Los investigadores pronto se dieron cuenta de qué creaba estos asombrosos ecosistemas. Volcanes submarinos llamados fuentes hidrotermales. El área llamada Nueve Norte es una región volcánica submarina a 2620 metros de profundidad, a 8 kilómetros de la costa de México, en el Océano Pacífico.

area-volcanica-nueve-norte
Mapa que muestra la zona de la área volcánica Nueve Norte.

El ambiente hostil de la profundidad marina, hace el descenso en sumergibles tripulados tan complejo y peligroso como viajar al espacio exterior. El trayecto cubre poco más de 2400 metros y toma dos horas.
En el fondo se encuentra una amplia variedad de especies. Cangrejos blancos, gusanos de Jericó, extraños peces y otras criaturas apiñadas en un área pequeña. Este oasis acuático en medio de la llanura abisal, es producto de una fuente hidrotermal.

Fuentes hidrotermales

Estas fuentes del océano profundo, aparecen en el sistema de dorsales oceánicas. Una cadena montañosa submarina de 65.000 kilómetros que rodea el planeta como las costuras de una bola de béisbol.

fuentes-hidrotermales

Las fuentes hidrotermales se forman al producirse erupciones volcánicas en el fondo marino. Cuando el magma hace contacto con el agua semi-congelada, las chimeneas emergen rápidamente y se endurecen. El agua se filtra continuamente por las grietas, se sobrecalienta y surge violentamente por las aperturas formando unas chimeneas, conocidas como fumaronas negras, que pueden crecer casi 30 cm por día.

Algunas se elevan desde el fondo del mar igualando a edificios de 18 pisos. Emiten químicos más mortales que el cianuro. Un humano expuesto a una fuente moriría más rápido que en la superficie de la luna.

¿Cómo se divide el fondo marino?

Los oceanógrafos clasifican el océano en una columna de agua dividida en diferentes zonas.
El piélago es la parte superficial del océano y se encuentra sobre la zona pelágica. Esta zona, está subdividida en 4 partes, zona mesopelágica, zona batial, zona abisal y zona hadal.

Zona mesopelágica

La zona mesopelágica alcanza los 915 metros, equivalente a unos 10 campos de fútbol, pero sólo un décimo de la distancia hasta el fondo. Las criaturas que viven aquí, como el misterioso calamar de Humboldt, aún divisan siluetas tenues en lo alto.
Lo que sucede en esa zona es que se pasa de mucha luz a nada de luz. No hay plantas Kelp, ni coral, ni arrecifes rocosos.

Zona batial

Consiste principalmente en aguas abiertas desde los 915 hasta los 3960 metros de profundidad. Pero una porción considerable toca fondo donde el terreno se aleja de los continentes hacia los valles oceánicos más profundos. Esto comienza en aguas profundas, en zonas de espuma intermareables rocosas. A medida que aumenta la profundidad, si fuéramos en un submarino hacia abajo cruzaríamos el área plana que es relativamente poco profunda llamada “Plataforma”. Después, hay una parte aún más profunda llamada “Pendiente” que desciende hasta los 3050 metros.

Zona abisal

También conocida como “el abismo” es la zona más profunda de los océanos. Se sitúa entre los 3960 metros hasta los 6100 metros. Se caracteriza por sus bajas temperaturas, entre 2 y 3 grados centígrados. En este lugar del fondo marino es donde podemos encontrar los asombrosos peces abisales.

Zona hadal

Es la zona que está dentro de las fosas oceánicas. El nombre viene del prefijo griego Hades, el inframundo. Esta zona es desconocida en un 90%, y prácticamente no se han observado especies que habiten en esta zona.

¿Dónde viven los peces abisales?

A miles de metros bajo el agua las altas presiones parecen hacer imposible la supervivencia, pero incluso aquí la vida triunfa. Hay más especies en estas profundidades que en tierra firme. Los peces abisales viven donde nosotros a penas podemos llegar. Viajar a las profundidades es viajar hacia lo desconocido, casi como ir a otro planeta.

En el abismo las temperaturas caen desde poco más de seis grados hasta casi el punto de congelación. Debido a que el agua es más fría, los niveles de salinidad se elevan. A su vez, el aumento de salinidad hace el agua más densa. Cada uno de estos cambios constituye una estructura ambiental diferente a la del nivel superior.

Es un hábitat distinto, donde sólo ciertas criaturas especialmente adaptadas sobreviven. Quizá el cambio estructural más amenazador de la zona abisal sea el drástico aumento de la presión del agua.

Tras la Plataforma Continental y La Pendiente se encuentra la llanura Abisal, y en algunas partes alcanza los 6100 metros bajo el nivel del mar, que comprende el 60% de la superficie de la tierra. Esta llanura consiste principalmente en sedimento muy fino que cae desde arriba. Sólo una pequeña fracción del fondo ha sido explorada, en gran parte con la ayuda de robots no tripulados.

submarino-no tripulado
Submarino no tripulado utilizado para explorar las profundidades del océano.

En aguas abisales los científicos no saben nunca qué esperar. La presión del agua es tan elevada y la profundidad tan grande que ha llegado más gente al espacio que a los abismos.

Estructura de aguas abisales

Las aguas abisales tienen su única y propia estructura. La mayoría de los ecologistas marinos y oceanógrafos biológicos ven el hábitat del abismo como algo separado de la columna del agua que hay sobre él.

 

Está claro que existe interacción entre los dos. La migración vertical, los animales que mueren y se hunden en el fondo del mar. Pero los organismos que ocupan las aguas abisales son más grandes, menos blandos y tienen rasgos diferentes a los de la columna del agua.

Las criaturas que viven en el fondo del océano profundo obtienen casi toda su comida de los restos de plantas y animales muertos que se hunden desde kilómetros más arriba.

Tácticas de supervivencia de los peces abisales

Los animales del fondo marino disponen de ingeniosas armas que les permiten sobrevivir en el mundo sin luz en el que viven.

La transparencia es una de las adaptaciones destacables que las criaturas de la zona pelágica usan para sobrevivir en la zona de Medianoche.

Los peces, por ejemplo, se vuelven muy negros, tienen bocas muy grandes y generalmente ojos de gran tamaño para poder ver la bioluminiscencia que es producida por ellos y sus presas, y quizás sus depredadores.

Otra táctica de supervivencia usada por las criaturas que viven en la zona de medianoche, puede parecer ilógica para aquellos que vivimos iluminados por el sol. Los animales pueden tomar un color rojizo, y el rojo es otro buen color, si no eres transparente, el rojo es algo mejor. En el fondo marino el rojo no se distingue bien, de hecho, muchos animales no pueden verlo, así que siendo rojo, eres principalmente negro. Eres un animal negro en un abismo negro y así logras desaparecer en la nada. El color rojo se empieza a ver negro desde los 15 metros de profundidad, pues el mar, absorbe las longitudes de onda roja.

¿Por qué emiten luz los peces abisales?

Pasados los 915 metros, comienza la zona batipelágica. A veces llamada la zona de Media Noche o de completa oscuridad. Aquí es donde comienza el fondo marino.
En un mundo carente de luz, la mayoría de sus habitantes crea su iluminación propia llamada bioluminiscencia. Una reacción bioquímica en el interior de una criatura similar a la de la luciérnaga.

Son como bengalas en el cielo, literalmente es como un espectáculo de fuegos artificiales con estallidos de luz, de animales que se iluminan a la distancia y dejan chispas a su paso. El leve brillo de estas criaturas es visible si son fotografiadas con una cámara extremadamente sensible. Cuando se les expone a luz artificial, la luz que emana de estas criaturas desaparece.

Hay criaturas que se iluminan como una marquesina de Las Vegas, pero este espectáculo de luces no es efecto de la bioluminiscencia. Gran parte de esto, particularmente con las medusas es un fenómeno conocido como difracción.

La bioluminiscencia sigue siendo un misterio, pero los científicos creen saber su función básica. La capacidad de generar luz es un factor críticamente importante porque los animales deben hallar comida para sobrevivir. También tienen que encontrar compañeros para reproducirse, y a menos de que quieran estar tropezándose con todo, deben ser capaces de generar luz de alguna manera.

¿Cuál es el lugar más profundo del planeta?

Da la impresión de que el océano no puede ir más allá de la zona abisal, pero hay un lugar seis kilómetros y medio más profundo que cualquier fuente hidrotermal conocida, es el abismo Challenger, el lugar más profundo del planeta.

El abismo Challenger se encuentra en el punto más bajo de la fosa de Las Marianas. A unos 305 kilómetros al surueste de Guam, en el Pacífico Sur, a casi 11 kilómetros.

fosa-de-las-marinas

Sólo dos sumergibles han intentado alcanzar el abismo Challenger. Una expedición tripulada en 1960 y otra no tripulada en 1998. Ambas realizaron descubrimientos significativos pero gran parte de la región sigue siendo un misterio. Se sabe tan poco de los últimos 4500 kilómetros del océano que realmente se trata de explorar lo desconocido.

Un equipo liderado por el Instituto Oceanográfico Woods Hole con un RVO de alta tecnología llega a tocar el fondo del abismo Challenger. Consiguen captar imágenes de gusanos que habitan la zona, como por ejemplo el Poliqueto.

El poliqueto es uno de los más tenaces supervivientes del océano, básicamente es un gusano segmentado, que vive en todas las profundidades de todos los océanos y ha existido durante millones de años.

¿Cómo se estudian los peces abisales?

Hasta hace unos 50 años, antes de la llegada de los sumergibles, los científicos no tenían ninguna idea de cómo era el fondo marino. La única forma de descubrir nuevas especies y de aprender sobre esta zona era tragando las profundidades. En un inicio, se examinaba el contenido del estómago de peces del fondo marino atrapando a estos animales en redes, para dilucidar qué había en el fondo marino.

barcos-pesca-redes-antiguo

Incluso hoy en día, las redes siguen siendo la herramienta principal de los oceanógrafos. Pero a muchos especímenes capturados les afectan los bruscos cambios de luz, presión del agua y niveles de salinidad; y mueren a las pocas horas, dejando a los científicos con información incompleta sobre nuevas especies potencialmente importantes.

Sin embargo, la evolución de los sumergibles de alta tecnología, está cambiando la forma en la que los biólogos ven el fondo marino. Algunas máquinas son tripuladas, pero la mayoría son vehículos teledirigidos de forma remota, más conocidos como ROV o vehículos submarinos autónomos, recorren el mar sin operadores. Los robots para rastrear el fondo marino, también atraviesan rodando o caminando kilómetros de fondo marino, recopilando datos.

 

 

Resumen
Peces Abisales
Título
Peces Abisales
Descripción
Los peces abisales se encuentran en las profundidades del mar, que es el ambiente más difícil de estudiar, incluso comparado con la luna. Actualmente existe una incesante búsqueda de vida en estas profundidades oceánicas. Es la frontera final de la tierra.
Organización
www.monstruosmarinos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *