Saltar al contenido

Foca Barbuda

imagen-foca-barbuda-10

Las focas barbudas son los fócidos de mayor tamaño entre las focas árticas. Tienen un conjunto rebosante de gruesos bigotes, que tienden a encresparse cuando se secan. Son estos bigotes (o bien vibrissae), los que le dan a esa especie su nombre común.

Imágenes y fotografías de las focas barbudas

¿Cómo son las focas barbudas?

Las focas barbudas son los fócidos de mayor tamaño entre las focas de la zona norte. Las adultas tienen entre dos-veinticinco metros de largo y son de color gris cobrizo (ciertas tienen máculas irregulares de color más refulgente). El peso de las focas barbudas cambia dramáticamente con cada ciclo anual, mas el peso promedio es de doscientos cincuenta-trescientos kg. Las hembras, que en esta especie son un tanto más grandes que los machos, pueden lograr hasta un sobrepeso de cuatrocientos veinticinco kg en la primavera.

No resulta simple distinguir los sexos. Físicamente, las focas barbudas presentan abundantes rasgos distintivos: sus cuerpos tienen una forma bastante rectangular; sus cabezas lucen pequeñas con respecto al tamaño de sus cuerpos; las aletas frontales tienen forma cuadrada, fuertes garras, siendo el dedo del medio el más largo; tienen un rebosante conjunto de gruesos bigotes, que tienden a encresparse cuando se secan. Son estos bigotes (o bien vibrissae), los que le dan a esa especie su nombre.

imagen-foca-barbuda-5
Anatomía de la foca barbuda.

Las crías de foca miden más o menos trece metros al nacer y promedian un peso de treinta y tres kg. Cuando nacen, una parte de su piel es de un gris azulado, que empiezan a mudar por una piel gris- amarronada de un tono más obscuro, y más refulgente en el vientre, esa va a ser su piel tras haber trascurrido las primeras semanas de vida. En la cara, tienen máculas blancas en las mejillas y las cejas tienen lunares blancos, que les dan una apariencia de “bandido” o bien de oso de peluche.

Las focas con 1 o dos años de vida, guardan mucha semejanza con los cachorros, mas los rasgos faciales son menos distinguibles y de forma frecuente tienen máculas en sus barrigas.

Reproducción de la foca barbuda

Las focas barbudas dan a luz en primavera. El periodo cúspide de gestación es a inicios de mayo. Por norma general, las hembras, dan a luz en pequeños témpanos de hielo flotantes en aguas poco profundas. Los cachorros entran al agua de forma rápida, horas tras nacer, lo que seguramente es una contestación a la depredación en masas de los osos polares. Los cachorros se transforman en eficientes buzos a lo largo de los dieciocho a veinticuatro días que son cuidados por sus madres. A lo largo de este tiempo, consumen cerca de ocho litros de leche diarios que poseen un cincuenta por ciento de grasa.

Consecuentemente, medran de forma veloz – a una escala promedio de treinta y tres kg al día. Los cachorros acostumbran a pesar cerca de cien kg cuando son desmamados. El apareamiento se genera cara el final del periodo de lactancia. A lo largo del periodo de apareamiento, las focas barbudas machos, “cantan” para captar las hembras. Sus preciosas, mas leves y melancólicas gemidos submarinos se componen de una ondulación que efectúan mientras que descienden en espiral y que puede ser escuchada a muchos quilómetros en situaciones de calma.

imagen-foca-barbuda-6
Cría de foca barbuda.

Los machos demandan pequeños territorios de océano creando pantallas de burbujas, donde cantan intensa y reiteradamente a lo largo de múltiples semanas. Ciertos machos ocupan exactamente las mismas áreas a lo largo de múltiples años seguidos. Las hembras alcanzan la madurez sexual a los 5 años de vida, al tiempo que los machos son un tanto mayores, cuando alcanzan la madurez, generalmente entre los 6 y 7 años. Las focas barbudas en general viven hasta los veinte-veinticinco años.

¿Dónde vive la foca barbuda?

Las focas barbudas están distribuidas de forma despareja por todo el Círculo Polar Ártico. Sus hábitats preferidos son los bloques y témpanos de hielo situados en superficies que se hallan sobre aguas poco profundas. Los animales adolescentes merodean en general en recorridos bastante extensos, mas los adultos acostumbran a efectuar pequeños viajes cerca de su casa, continuando en las aguas ribereñas la mayoría del año.

Curiosidades de la foca barbuda

La foca barbuda no nada a grandes profundidades; se nutre en las superficies ribereñas y, por tanto, en general no precisa de zambullirse a más de doscientos-trescientos metros. Los cachorros a lo largo de su primer año, acostumbran a nadar las distancias más profundas (hasta cuatrocientos cincuenta m), mas cuando son mayores, los animales más experimentados, continúan en la superficie, donde radican la mayor parte de sus presas.

Las focas barbudas se nutren de una extensa pluralidad de presas, mas predominantemente son comensales lentos, comiendo almejas, camarones, cangrejos, calamares, peces y una pluralidad de otras pequeñas presas que hallan cerca, sobre o bien en el suelo oceánico. Pueden emplear sus bigotes para rastrear en el fondo blando del sedimento marino, presas ocultas que capturan efectuando una combinación de expulsión y absorción de agua.

Ciertas focas barbudas tienen un tono herrumbroso en las caras y las aletas delanteras. Esta coloración es el resultado de compuestos de hierro que salen a la superficie, adhiriéndose al pelo de estos animales mientras que se nutren, y entonces reacciona químicamente con el oxígeno en la superficie. El óxido se amontona más en los pelos que en las focas.

Los osos polares son los primordiales predadores de las focas barbudas, mas las morsas, las ballenas asesinas y los tiburones boreales o bien de Groenlandia, asimismo se nutren de focas barbudas, particularmente de los cachorros.

¿Cuántas focas barbudas existen?

No es posible calcular un estimado del total de focas barbudas, en tanto que resulta realmente difícil sondear a toda la población. Afines a las focas anilladas, las focas barbudas son amantes del hielo. Es infrecuente verlas sobre tierra; prefieren salir a arrastrarse sobre el hielo. Incluso de esta forma, esporádicamente, las focas barbudas nadan a las riberas a lo largo de los meses de verano. Esta especie de foca es muy sosegada y resulta simple acercarse a ellas en zonas donde no son continuamente cazadas.

Las focas barbudas desprenden su pelaje de forma más desperdigada que otras focas comunes, perdiendo pelo a lo largo de la mayoría del año. Lo que sí tienen, es un periodo concentrado de mudar el pelaje en Junio/Julio, a lo largo del que prefieren no entrar en el agua. En este periodo del año, no hay hielo suficiente en las áreas ribereñas, con lo que las focas barbudas pueden ser vistas en pequeños conjuntos sobre el hielo existente. Alén de la carencia de integración social que se genera a lo largo de la temporada de reproducción y la de muda, las focas barbudas, por norma general, son animales solitarios.

Resumen
Foca Barbuda
Título
Foca Barbuda
Descripción
Las focas barbudas son los fócidos de mayor tamaño entre las focas árticas. Tienen un conjunto rebosante de gruesos bigotes, que tienden a encresparse cuando se secan. Son estos bigotes (o bien vibrissae), los que le dan a esa especie su nombre común.
Autor
Organización
www.monstruosmarinos.com
Valora este animal. Gracias ;-)
Votos: 1 Media: 5