Saltar al contenido

Calamar Humboldt

calamar-humboldt

Son elegantes y gláciles y su aspecto es de lo más alienígena que existe en la tierra. Parecen sobre naturales y se comportan de una forma que apenas hemos empezado a comprender. Son inteligentes y curiosos, y en algunos casos, letales.

¿Dónde vive el calamar de Humboldt?

El esquivo calamar de Humboldt ronda la costa Pacífica extendiéndose por el Norte hasta Oregón y hasta Chile por el Sur.

Actualmente están apareciendo en las profundidades del mar de Cortés, en la costa de Santa Rosalía, muy por debajo de la superficie soleada, merodea una criatura conocida como el demonio rojo.

mapa-calamar-humboldt

Estos demonios aparecen en medio de la noche emergiendo desde el abismo hasta unos pocos metros por debajo de la superficie. Son grandes, agresivos y no se andan con rodeos, son los llamados calamares de Humboldt. Se encuentran entre los más formidables depredadores del océano y apenas se sabe nada de esta extraña criatura.

También pueden aparecer al otro lado del Golfo de California, en las proximidades de una localidad llamada Gauymas.

  ¿Por qué el calamar de Humboldt emite luz?

Los poderosos calamares de Humboldt emiten sus propias y misteriosas señales de luz. Pueden mudar alternativa y rápidamente el color de su piel del rojo al blanco, dando así la impresión de emitir destellos. Al parecer se trata de un sistema de comunicación, no obstante, como casi todo lo concerniente a la vida de esta criatura sigue siendo un misterio.

Puesto que viven en alta mar no parece que les sea muy necesario adoptar diversos dibujos y texturas. No obstante el modo en que usan el color es visualmente electrizante. Pueden hacer que sus cuerpos oscilen entre el rojo y el blanco creando un efecto estroboscópico en las aguas azuladas.

Si con ello trata de advertir, retar, invitar, confundir o su propósito es cualquier otro, eso aún se desconoce. Entre los calamares de Humboldt se produce algún tipo de comunicación, ya que son verdaderamente inteligentes, no obstante, en realidad nadie sabe todavía cómo se comunican.

En ocasiones, los calamares parpadean de forma singularmente sincopada. Cuando un calamar se acerca a otro, se sincronizan perfectamente iluminándose alternativamente. Lo cual provoca una misteriosa alucinación. Visualmente resulta muy inquietante, probablemente para una ballena o algún otro animal que tratase de devorar a estos calamares, se sentiría muy confusa.

Quizá se establezca una comunicación entre sí, o puede que se trate de una conducta grupal en la que emplean los destellos de luz para confundir a sus predadores.

¿Cómo es el calamar de Humboldt?

Recién nacido tan sólo mide unos milímetros, en un año alcanza el tamaño de un humano adulto. Sin embargo, encontrándose ya en edad adulta, algunos son mucho más grandes que otros, de momento, se desconoce el motivo.

Esta bestia puede llegar a medir hasta 180 cm de longitud, dotada de unos fuertes tentáculos y un aguzado pico, capaz de rasgar la carne. Sus miembros retorcidos están equipados con un millar de ventosas, cada una de ellas portadoras de 20 dientes capaces de desgarrar carne.

calamar-gigante-humboldt

Gracias a su extraordinaria vista, el calamar de la corriente de Humboldt es un importante predador por donde quiera que vaya. Al parecer, estos animales, como el resto de calamares, ven en la oscuridad. Así que el calamar de Humboldt que vive en mar abierto, se sirve de estos ojos para llevar a cabo su tarea cotidiana de comer y no ser comido. También es posible que los ojos del calamar gigante de Humboldt tengan otra útil característica, hay indicios de que son sensibles a la luz polarizada. Esto les permite perfeccionar la localización de sus objetivos. No importa que el pez sea transparente, plateado, o muy reflectante, que son métodos de camuflaje en el medio acuático, los calamares de Humboldt tienen un medio para vencer esa dificultad viendo mejor a su presa.

Comportamiento del calamar gigante

Este calamar puede mostrarse bastante agresivo, es uno de los grandes predadores de la zona. Inicialmente los calamares se muestran cautelosos ante la luz. Pero finalmente, la curiosidad se impone a la precaución. Al poco tiempo varios ejemplares rodean el objeto que les provoca tanta curiosidad, sea un ser vivo o simplemente un objeto.  En el caso de ser un buceador, éste debe espantarlos, poco si no, al poco rato se le echarían encima un grupo completo de calamares Humboldt.

Obviamente curioso, exquisitamente estructurado, el calamar de Humboldt se pasa la mayor parte del tiempo en su reino inaccesible. Es un vagabundo oceánico de extraordinaria gracilidad y elegancia.

Para los científicos se trata de un ser fantasmal que se presenta impredeciblemente y en ocasiones, desaparece durante varios años. Desciende a tales profundidades y se desplaza a tanta velocidad que resulta dificilísimo estudiarlo en libertad.

Cuando se encuentran bajo estrés o se sienten amenazados, mudan constantemente el color de su piel de rojo a blanco, como si emitiesen una luz de flash. Y además expulsan un ramalazo de tinta de color oscuro. El calamar gigante de Humboldt se sirve de su tinta para cubrirse en su huida, contiene melanina, el mismo pigmento oscuro que broncea la piel humana.

El calamar de Humboldt comparte la singular inteligencia de sus parientes. Pero cuantificar la capacidad intelectual de una criatura tan peculiar es casi imposible. El calamar de Humboldt y el ser humano son iguales en varios aspectos evidentes. Ambos poseen grandes cerebros capaces de analizar una gran cantidad de información sensorial. Lo cual les posibilita adoptar comportamientos complejos.

Canibalismo del calamar gigante

Pese a ser animales sociales, al parecer el calamar de Humboldt no muestra afecto ni interés por sus semejantes, excepto, quizá, como aperitivo. El calamar de Humboldt no pone reparos al canibalismo, al menos, cuando se topa con algún congénere atrapado en el anzuelo de un pescador. Los científicos ignoran qué provocan estos terribles apetitos, pero por lo visto, al calamar gigante de Humboldt le gusta todo tipo de carne, incluida la de los miembros de su propia especie.

El calamar gigante de Humboldt es un oportunista y una máquina de devorar peces. Está perfectamente equipado para atrapar rápidamente a sus presas. Es por este motivo, que muchos de ellos tienen significativas marcas en su cuerpo. Podemos observar que han sido desgarrados por otro calamar, ya que se ven las marcas de los tentáculos, y las mordeduras que han arrancado partes del cuerpo, por ejemplo, las aletas.

Resumen
Calamar de Humboldt
Título
Calamar de Humboldt
Descripción
Son elegantes y gláciles y su aspecto es de lo más alienígena que existe en la tierra. Parecen sobre naturales y se comportan de una forma que apenas hemos empezado a comprender. Son inteligentes y curiosos, y en algunos casos, letales.
Organización
www.monstruosmarinos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *